Es recomendable acudir frecuentemente con tu ginecólogo para acumular una historia clínica que permita evitar factores de riesgo. Estas revisiones deben iniciar con el comienzo de la vida sexual activa y no deben evitarse desde ese momento.

Sin embargo, para muchas mujeres no deja de ser traumático comenzar sus visitas al médico especialista. Es un apuro recostarse en la camilla, pero ten en cuenta que esta revisión ginecológica no causa ningún dolor, dura solo unos minutos y el beneficio de hacerlo regularmente es muy grande.

Esa incomodidad para la mayoría de las mujeres proviene de ser examinadas en sus partes más íntimas por un desconocido, pero la revisión ginecológica ayudará a evitar problemas mayores, como la necesidad de una cirugía o la presencia de una enfermedad más grave.

Esta exploración consiste en un examen abdominal y pélvico con una exploración bimanual que combina el tacto vaginal mientras se palpa el abdomen para reconocer el tamaño y consistencia del útero y ovarios.

También se realiza una palpación de los pechos y la zona de las axilas para detectar posibles nódulos y un test de Papanicolaou, en el cual se retira una muestra de tejido para analizarlo y detectar cambios genitales y posibles anormalidades en las células.

Toda la revisión ayudará a tu médico a detectar a tiempo la necesidad de realizar exámenes más especializados y exhaustivos, algo que quizás te cause temor e inseguridad y es entendible. Sin embargo, debes mantener en mente que al acudir al menos una vez al año con tu ginecólogo te dará la tranquilidad de actuar a tiempo si alguna situación anormal se presenta.

En Clínica de Displasias Láser Cirugía S.C estamos para cuidarte y hacerte sentir en confianza, cómoda y tranquila. No dejes de llamarnos para realizarte una consulta. Tenemos la tecnología más moderna del mundo que te ofrece tratamientos sin dolor ni hospitalización.